Valladolid, “la sultana del Oriente” mexicano

15.09
2014

Las matrículas de cada estado mexicano son diferentes y son muy originales

“Ladies and gentlemen, welcome to Cancoooun”.

Con estas palabras despertaba de mi profundo “sueño aéreo”. Y es que no sé qué ocurre con los aviones, pero es entrar en ellos y los ojos se me empiezan a cerrar. Es rara la vez que tardo más de una hora en quedarme dormida. Y más aún si el viaje es largo… venía de un vuelo de 9 horas, más una escala de tres horas en el aeropuerto de Atlanta. Ahora, por fin, estaba en suelo mexicano –aunque yo personalmente aún no lo hubiera tocado-. Y la azafata, muy amablemente, acababa de encargarse de recordármelo.

Estampas de México. Valladolid.

Los carteles de los negocios en Valladolid, en muchas ocasiones, están pintados directamente en la fachada

Cancún, la ciudad más poblada del estado de Quintana Roo, en la península de Yucatán. Un paraíso al que muuuchos deciden ir en busca de playas, sol y margaritas. Un destino muy acertado, claro está, pero del que en un principio nos apetecía huir un poco. Así que durante nuestro viaje, realmente, nunca llegaríamos a pisar Cancún.

¡Pulsa si quieres leer más!

París, las segundas partes siempre fueron buenas

07.08
2014

Buceando entre fotografías de papel, volví a recorrer el mundo.

Las últimas semanas las he dedicado a bucear entre fotografías antiguas y recuerdos. He sacado del fondo de mi armario una caja repleta de sobres con carretes enteros revelados en su interior. Imágenes que me han hecho volver a viajar a lugares en los que estuve hace muchos años, cuando aún era mi cámara réflex analógica la que me acompañaba. Recuerdo el dineral que se gastaban en aquella época mis padres para pagarme la impresión de todas esas fotos. Los 9 carretes con los que regresé de mi viaje por Egipto, por ejemplo, costaron lo suyo. Y los 7 que me traje de Cuba, también.

Al final me decidí a hacer una selección de ellas y escanearlas, para tenerlas de algún modo más presente. Encontré las de mi viaje a Irlanda con 19 años junto a mi amiga Esther. Las de los meses que viví en Londres cuando acabé la carrera. Las de cuando gracias al premio que gané con un reportaje a los 21 años me planté en Japón (tras este viaje ya me pasé al digital), y las de alguna que otra escapada puntual, como la primera vez que pisé Marruecos con mi amiga Miriam.

Y, de repente, aparecieron una serie de fotografías en blanco y negro que llamaron mi atención enseguida. Fue entonces cuando recordé… París.

¡Pulsa si quieres leer más!

Stonehenge, donde las piedras danzan

30.07
2014

Stonehenge, uno de los lugares con los que llevaba toda la vida soñando

Una de las cosas que más me ilusiona de viajar es decidir cuál va a ser mi próximo destino. Imagino que me ocurre como a casi todos los que amamos perdernos por el mundo y conocer nuevos rincones: que tenemos una lista imaginaria con todos esos lugares que nos gustaría visitar alguna vez en la vida. Un mapa mental con chinchetas de colores que señalan a conciencia ese pequeño espacio idealizado donde ansiamos poner un pie en algún momento.

Como hoy toca hablar de un rincón de Gran Bretaña, incluyo algunas fotos tomadas en pueblos de la campiña inglesa para ir ambientándonos

Así, a bote pronto, pienso en mi lista y me vienen a la mente lugares como Machu Pichu, el salar de Uyuni, las Torres del Paine o Tierra de Fuego. ¿Qué pasa? He dicho que son lugares con los que sueño, ¿no? ¡Y soñar es gratis! Si pienso un poquito más, mi cabeza vuela hasta el Mont Saint Michel, por ejemplo. O a Burdeos (¿qué tendré yo con Burdeos que me apetece tanto pasear por sus calles? – ¡y probar sus vinos!-). Al Preikestolen en Noruega o a la Acrópolis de Atenas. La ciudad de Tombuctú, en Malí, también debe de estar por algún sitio. Y Camboya, con sus ruinas de Angkor Wat, queda subrayada en alguno de los márgenes de esa libreta ficticia.

Detalle del buzón de una puerta en el pueblo de Lacock

Balcón decorado muy al estilo "brithish" en Lacock

Seguir fantaseando me podría llevar a escribir páginas y páginas. Llevo años comprobándolo: si existe una manera simple y tonta con la que pierdo el tiempo constantemente, es divagando y viajando sin moverme de mi casa. Buceo por páginas de internet, descubro nuevos lugares que sigo añadiendo a mi lista infinita  y me retroalimento de ilusiones.

Cruce de caminos en algún pueblecito perdido de la campiña inglesa

Y vosotros diréis, ¿y a qué viene todo este tostón que nos está soltando hoy? Pues es que resulta que en este artículo quería hablaros de uno de esos destinos soñados. Pero, en esta ocasión, se trata de uno de los ya tachados de la lista.

¡Pulsa si quieres leer más!

12 postales indias desde Rajastán

10.07
2014

Rajastán, tierra de maharajás, palacios y turbantes. De historias y leyendas milenarias. De saris de colores que se mueven al son de sitares. De miradas alegres y sonrisas sinceras. De olor y sabor a curry.

Porque la mejor manera de conocer un lugar es a través de sus imágenes, hoy nos acercamos a esta región de la India a través de 10 postales. ¿Os apetece? ¡Comencemos el viaje!

 

Guardias en el Palacio del Maharajá, Jaipur

 

Músico tocando un instrumento típico en Jaisalmer, Rajastán

 

Escenas que decoran las paredes del templo de Ranakpur, cerca de Johdpur

 

Uno de los ghats de Pushkar, importante centro de peregrinación hindú

 

Sadhus en la puerta de un templo de Udaipur

 

Títeres a la venta en el fuerte Amber, Jaipur

 

Elefantes suben hacia el fuerte Amber, en Jaipur

 

Tilon Ki Pol, el lago de sal de Jaisalmer

 

Dibujo en el Palacio de la Ciudad de Udaipur

 

Sadhu en las calles de Jaisalmer

 

Ranakpur, uno de los templos más bellos de Rajastán

 

Escena de la vida cotidiana en algún rincón de Rajastán

Si todos los caminos llevan a Roma, mejor que sepas dónde ir a comer

03.07
2014

 

Además de fantásticos monumentos, Roma cuenta con una gastronomía increíble

Mentiría si os dijera que cuando viajé las pasadas Navidades a Roma, no me pasé preparando una guía gastronómica algunos días antes de partir. Iba a viajar a Italia, la capital del país de la buena mesa, y eso podía ser tanto bueno, como malo. Pasar casi una semana en una de la ciudades más turísticas del mundo probablemente supondría muchas posibilidades de caer en eso: en restaurantes preparados para el turismo que me dejaran mucho que desear. Y yo, como imaginaréis, me negaba a que eso ocurriera. Tengo algunos amigos a los que una vez en Roma les sirvieron pizza congelada… ¡¡imaginad qué sacrilegio!!

Pizzas con esta pintaza se pueden comer en Roma. Por ejemplo, en la Espagueteria L´Archetto

Así que con una lista de restaurantes y bares elaborada a partir de las recomendaciones de amigos instalados en Roma, y de mucho investigar en internet, conseguimos nuestro propósito: acertar en prácticamente todos los restaurantes a los que fuimos. Y digo “prácticamente todos” porque algún día sí que nos pilló fuera de juego y pinchamos eligiendo el sitio. Pero bueno, el mal trago lo olvidamos pronto.

Este tipo de comida está bien para alguna ocasión, pero no dejes de disfrutar de la buena mesa romana

Así que hoy he decidido compartir con vosotros algunos de los restaurantes que más nos embaucaron, sobre todo por su comida pero también por el trato y la atención. Incluyo un par de ellos en los que nos quedamos con las ganas de probar porque coincidió con que o no tenían mesa libre, o las veces que intentamos ir estaba cerrado.

Eso sí, antes de empezar, una recomendación: ¡no leáis este post con hambre o arrasaréis con vuestra nevera! Y el que avisa, ¡no es traidor!

¡Pulsa si quieres leer más!

Madeira en 10 propuestas

23.06
2014

Strelitzia o Ave del Paraíso, la flor típica de Madeira

Hace unos días estuve pensando que conozco a muy poca gente que haya viajado a Madeira. Y fijaos que es un destino cercano, exótico y con muchísimas posibilidades. Sin embargo, parece que no muchos piensan en ella a la hora de decidir a dónde ir de vacaciones. A pesar de ser, como suelo decir, la “perla del Mediterráneo”. Porque Madeira es una auténtica joya, de esas que brillan con luz propia y atraen de manera compulsiva hasta atrapar sin compasión. Aunque no seamos consciente de ello, la isla nos llama. Y yo de vosotros… le hacía caso.

Atardece en Porto Moniz

Miradores que merecen una parada repartidos por toda la isla

Madeira en realidad está compuesta por un total de cinco islas, aunque todo el mundo piense en ella como una sola: la que recibe el mismo nombre que el archipiélago. Sin embargo, también está Porto Santo (la única otra isla que está habitada), y las conocidas como Islas Desertas, un conjunto de tres pequeñas islitas menores en la que no vive nadie pero que pueden visitarse en una excursión.

Madeira cuenta con un microclima subtropical que le regala las temperaturas más suaves del continente durante todo el año. El carácter de su gente es amable, simpático y volcado con el turista. Será porque ya están muy acostumbrados a que los forasteros paseen a sus anchas por las calles de Funchal, la capital. O a que invadan sin pudor alguno los pequeños pueblos repartidos por la isla, las levadas y los miradores más destacados. El turismo supone la principal fuente de ingresos de Madeira, así que deben mimar a sus invitados.

Ruta de senderismo por Punta de San Lorenzo

Pero bueno, ya no me enrollo más. He prometido daros una lista de razones por la que deberíais plantearos Madeira como uno de vuestros próximos destinos de vacaciones, y ya estoy tardando en comenzar. Así que aquí os dejo los motivos… ¡Vamos allá con el primero!

¡Pulsa si quieres leer más!

El día que fui portada de una revista china

12.06
2014

Así de "mona" aparecí durante varias semanas en la portada de la revista Smart Shanghái

Hay veces que los viajes te regalan momentos graciosos. Anécdotas que ocurren sin siquiera imaginarlo y cuando menos te lo esperas. Por ejemplo, que tu cara se convierta en la portada de la revista más leída en la ciudad que visitas. Sí, queridos amigos, esta foto que veis ocupó la portada, durante varias semanas, de Smart Shanghái, la revista online más popular de la mega urbe china. Casi nada.

¿Que por qué aparezco en ella como si en ese momento estuviera viviendo una aparición divina? ¿Que cuál es el motivo de que salga como una mema aguantando una banderita con la que me tapo sutilmente la cabeza? ¿Que por qué escogieron precisamente esta foto entre todas las de la galería para que apareciera en grande nada más entrar en la web? Eso me gustaría saber a mí. Porque favorecida, lo que se dice favorecida, no salgo. Ahora, eso sí, me reí mucho al enterarme.

¡Pulsa si quieres leer más!

Amarapura, Inwa y Sagaing: tesoros desde Mandalay

09.06
2014

Barca al atardecer en el lago Taungthaman, muy cerca de Mandalay

El despertador suena temprano y enseguida nos ponemos en marcha. El intenso calor de esta ciudad se nota desde primera hora, así que nos vamos haciendo una idea de lo que nos espera el resto del día. Desayunamos mientras decidimos que queremos alquilar una moto. En Mandalay es el medio de transporte más común y práctico. Aunque las hay a miles, está claro que se organizan y se mueven con el mismo caos ordenado que se repite en el resto de ciudades del sudeste asiático.

Los alrededores de Mandalay están repletos de tesoros secretos

Tal y como cruzamos el umbral de la puerta del guest house dos hombres de mediana edad nos abordan educadamente y nos ofrecen sus servicios: ser nuestros “chóferes motoristas” durante todo el día y llevarnos allá a donde queramos ir. Les damos las gracias y les comentamos que nuestra intención es alquilarla nosotros mismos. Curiosamente veo cómo se les dibuja una medio sonrisa en la cara mientras nos alejamos. Una media sonrisa que se transforma en sonrisa completa un ratito más tarde, cuando nos ven reaparecer… Sólo unos minutos nos han bastado para tener claro que le tenemos suficiente aprecio a nuestras vidas como para jugárnosla con una moto en esta ciudad. Así que al final aceptamos la propuesta de nuestros motoristas, negociamos, y nos lanzamos a descubrir los alrededores de Mandalay.
¡Pulsa si quieres leer más!

Cádiz, tierra de vinos y paisajes

14.05
2014

Jerez y sus vinos... un legado histórico.

Cuando los fenicios desembarcaron en las costas gaditanas hace ya 3 mil años, lo que menos podían imaginar es que traían consigo lo que al tiempo se convertiría en uno de los mayores tesoros de la provincia: su vino.

Las tierras fértiles de la zona, los altos niveles de humedad y el clima amable (con un viento de poniente que suaviza las altas y bajas temperaturas), pronto generaron un ambiente propicio para el cultivo de uno los productos más completos que existen. Y es que catar un vino de Cádiz no es cualquier cosa: su sabor no recuerda a nada probado antes.

El clima de Cádiz reúne las condiciones idóneas para que la producción de vino sea año tras año un éxito

Si a esto se le suma el paisaje inigualable del que se puede disfrutar en la provincia sureña… ¿que más se puede pedir?

Uno de los paisajes más bonitos de Andalucía: Doñana

Precisamente por todo esto el día que recibí un correo en el que me comentaban que se estaba preparando un encuentro de fin de semana con blogueros durante el que se descubriría/visitaría/disfrutaría de ambos atractivos, no lo pensé dos veces. Por supuesto, acepté a conocer un poco más de ese rinconcito andaluz que me lleva sorprendiendo toda la vida. Y así fue como el día 22 de marzo me encontré de camino al TBMCádiz14.
¡Pulsa si quieres leer más!

Hanói no descansa.

30.04
2014

Impasible. Así se muestra ella.

Mientras cientos de motos y vehículos pasan por su lado. Mientras el caos se hace dueño y señor de la ciudad. Mientras los cláxones suenan sin cesar por todas partes.

Se trata de Hanói, la capital de Vietnam, y aquí siempre es hora punta, sea el momento que sea. La clave está en no estresarse. En tomárselo con filosofía. Y así es como parece que lo lleva a cabo esta vendedora de globos, que apenas se inmuta con el panorama que la rodea. Ella confía: y eso es lo importante.

Llevaba más de una semana en el país cuando tomé esta fotografía. Prácticamente me había acostumbrado al ritmo frenético de la circulación. El tráfico es, sin duda alguna, la manera más fiel de tomarle el pulso a la ciudad.  Y sin embargo he de decir que realmente el momento de esta instantánea no era de los peores.

En Vietnam la ley del más grande, o del más fuerte, no es siempre la ganadora. Yo diría que el premio es para la paciencia. Es la única manera para manejarse y conseguir entender el ordenado caos que reina en este país. Se calcula que tan sólo en la ciudad de Hanói circulan aproximadamente 4 millones de motocicletas y estamos hablando de una urbe de 7 millones de personas. Lo mejor, para que todo se desarrolle lo más natural posible, es dejar que ellos sean los que controlen la situación. Lo aprendí a marchas forzadas sólo en unas horas cuando mi intención era, simple y llanamente, cruzar una calle. Aunque la tensión fuera continua la realidad era que finalmente, pasara lo que pasara y pareciera lo que pareciera, nunca ocurría nada. A pesar de que las motos se movían con rapidez por todas partes, en todos los sentidos y hacia todas las direcciones.

Y es que así es Hanói, la ciudad que no descansa. Un auténtico reflejo del resto de Vietnam.