He decidido hacer este post con imágenes porque quizás explicar cómo es Varanasi con palabras sea una tarea un tanto difícil.

Sin embargo, treatment y aunque aquí os dejo un reportaje fotográfico de un paseo por esta ciudad, intentaré plasmar algunas ideas…

Varanasi es la ciudad santa, religiosa, espiritual, mística o como se la quiera describir, más importante de India. Una de las ciudades por las que discurre el río Ganges, el río sagrado por excelencia.

Cientos, o más bien, miles de fieles jainistas, hinduistas y budistas peregrinan hasta este santuario al menos una vez en la vida para purificar su alma.

Se supone que aquel que muere en Varanasi acaba por siempre con el ciclo de las reencarnaciones. Es por ello que la ciudad está llena de ancianos y moribundos. No hay nada más pleno que pasar los últimos días de la vida en este lugar.

Desde que uno pisa Varanasi, aunque suene un poco cínico, todo se convierte en mágico. Porque la manera de entender la vida y de afrontar la muerte para los indios es muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Para ellos es un paso más.

Uno de los momentos más increíbles es, sin lugar a dudas, el del baño al amanecer en el Ganges. Cientos de personas se amontonan a primera hora de la mañana en los llamados ghats. Se denomina así a las escaleras que bajan hasta el río a lo largo de toda la ciudad y hay más de 100 por todo Varanasi. Con estos baños lo que hacen es purificar sus pecados y elevar plegarias a sus múltiples dioses. En un agua marrón, sucia, maloliente… el mismo agua donde son arrojados los cuerpos sin vida y a medio calcinar de todos aquellos fallecidos. Y es que algunos de los principales ghats son aquellos que están situados justo en los crematorios en los que calcinan cadáveres. Eso sí, al aire libre y donde todo el mundo puede verlo. A lo largo de las diferentes orillas se encuentran también numerosas casas en las que se da acogida a los fieles moribundos que llegan hasta Varanasi para pasar los últimos días.

No es extraño, si se decide admirar la ceremonia del baño desde una barca en el propio río, encontrar durante el recorrido extremidades de los muertos flotando en el agua. Algo no muy agradable, todo hay que decirlo… Nosotras no pudimos montarnos en barca debido a que el día anterior había llovido bastante, el cauce del río había crecido y prohibieron su salida. Paseamos por los propios ghats y no tuvimos ningún problema.

Quizás para el occidental que viaja hasta aquí sea complicado e incluso difícil enfrentarse a este tipo de tradiciones. Yo, normalmente, intento impregnarme de las diferentes culturas. Es muy duro, es cierto, pero a la vez es increíble aprender cómo todo cambia según la cultura de cada uno. Los valores, las tradiciones, la forma de entender la vida y la muerte… lo ideal es saber abstraerse de los valores aprendidos y dejar que los demás nos enseñen.

La mayoría de las fotografías que aquí os muestro pertenecen al baño al amanecer. Es impresionante presenciar esto. Para poder verlo todo y no perderse nada es necesario madrugar y pasear por la zona desde bien temprano. Yo os recomendaría que sobre las 5 de la mañana, que es cuando comienza este ritual, ya estuvierais por la zona.

DATOS PRÁCTICOS:

Para dormir en Varanasi existen mil opciones. Nosotras nos quedamos en el Rashmi Guest House, cuyas habitaciones dan al río. Tiene lo básico para pasar la noche, pero no le pidáis mucho más. Un poco cutrecillo pero para presupuestos no muy boyantes está genial. En su azotea se encuentra el Dolphin Restaurant, en la línea del hotel pero recomendado por Loleny Planet.